domingo, 25 de abril de 2010

Ya lo dijo Moliére en su Don Juan

DON JUAN. ¿O sea que, a tu modo de ver, habría que encadenarse para toda la vida al primer amor que nos cautivó, renunciando por él al mundo y cerrando los ojos a todo lo que nos rodea? Es una necedad el querer vanagloriarse del falso honor de la fidelidad, el sepultarse para siempre en la tumba de una pasión y el morir, en la flor de la juventud, para cuantas beldades puedan llamar a la puerta de nuestros ojos. ¡No, no y no! La constancia sólo es buena para gente ridícula. Todas las mujeres son dignas de gozar del mismo derecho a seducirnos, y la ventaja de llegar antes no es bastante para quitar a las demás las justas pretensiones que tienen todas sobre nuestro corazón. De mí he de decir que me arrebata la belleza dondequiera que la vea y me rindo fácilmente a esa tierna violencia con que nos arrastra. Y aunque tenga empeñada mi palabra, el amor que siento por una no puede obligarme a ser injusto con las demás: me quedan los ojos para ver los méritos de todas, y a cada cual rindo los honores y pago los tributos que exige la naturaleza de nosotros. En ningún caso puedo negar mi corazón a cuantas bellezas se me presentan, y, si me lo pide un lindo rostro, le daría diez mil si los tuviera. Una pasión, cuando nace, tiene un hechizo inexplicable, y todo el placer del amor está en la variación. Se goza un deleite extremo conquistando con cien halagos el corazón de una joven beldad, viendo el terreno que se va ganando día a día, reduciendo con arrobos, lágrimas y suspiros el inocente recato de un alma, a la que duele rendir las armas, dominando poco a poco los frágiles impedimentos que opone, venciendo los escrúpulos con que pretende honrarse y llevándola pasito a paso hacia donde queremos que vaya al fin. Pero una vez dueños de ella, ya no queda nada que decir ni que desear; acabó lo más hermoso de la pasión y nos adormecemos en la inmovilidad de tal amor, si no viene otra presa a despertar nuestros deseos, ofreciéndonos el aliciente de iniciar una nueva conquista. En resumen, no hay cosa más grata que vencer la resistencia de una mujer hermosa, y, en este aspecto, poseo la ambición de los conquistadores, que corren perpetuamente de victoria en victoria, incapaces de poner límites a sus deseos. Nada puede detener el ímpetu de los míos; tengo un corazón capaz de amar a la tierra entera, y quisiera, como Alejandro, que existiesen más mundos, para llevar hasta ellos mis amorosas conquistas.

Y este tema, que me encanta, y que tiene que ver un poco con este afán de las relaciones que insisten en seguir, cuando ya no queda nada. Porque sí, porque no.

">

26 comentarios:

Pulgarcito soñador dijo...

Impresionante, casi una lógica cristiana: amar a todos. Yo también tengo el corazón muy grande, se lo digo de a de veras...Beso.

Magah dijo...

jajajaj, grande Marina, estaba pensando en cual de las dos aparecía con las primeras inevitable influencias del seminario!

Se me ocurre darle por el lado de la erótica y ver si logramos una doña Juana para equiparar.
¿Habrá algún personaje femenino que le sea similar a este Don Juan?

Buen tema, pero menos mal que mi tijera y cuchillos están desafilados...vamos mandate con un tema alegre de esos que levanta para arrancar el lunes.

Un inmenso abrazo! Queda pendiente nuestro café.

El viento a contramano dijo...

"frente a frente bajamos la mirada, pues ya no queda nada de que hablar" Bunbury es un poeta, por eso, y por la fuerza de su musica, me encanta Héroes del silencio, a pesar de que no viví su "época"... tocas fibra sensible al poner este video. :)
jaaa, es mas, recuerdo que la primera vez que pasaste por mi blog continuaste una canción de ellos... una canción que dice en una de sus estrofas "escribe con carbón, en mi pensamiento que cruzamos oceanos de tiempo, dibujando garabatos de mis fantasias, poco es tanto cuando poco necesitas"

Cuanta razón tiene el Don Juan, como se viene abajo el amor a costas de la falta de pasión... y que flacos quedan... y como eso nos lleva a buscar más amor, más fuego... nos quemaremos vivos, alguna vez.

Un beso, che... hasta pronto.

Estrella dijo...

Mucho no puedo decir, porque si te cuento los años que hace que estoy con alguien te matás. Solo agrego que, en mi caso, valió la pena. Lo que tengo hoy llevó años de puliditos por aquí y por allá. Hoy es mi compañero de ruta, sin él la vida se me haría tanto más difícil...
Saludos!

marichuy dijo...

Marina

Ese Don Juan y ese Molière... cientos años después, pareciera mentira, pero siguen vigentes.

Voy a confesar una supina ignorancia: es la primera vez que escucho –y veo- cantar a Enrique Bunbury; aunque la canción, ya viejona, sí la conocía (duro y real lo que cuenta); pero a él, apenas en algún afiche promocional pues venido varias veces a México.

Un beso

WaitMan dijo...

Qué interesante lo que dice Magah... no podría nombrar a un personaje femenino similar a Don Juan, sin que la dueña de casa me trate de machista.

Lo único que puedo agregar, es que hay relaciones en las que uno nunca llega a sentirse dueño.
No se las recomiendo a nadie.

Saludos.

Marina dijo...

Pugarcito, una lógica cristiana algo menos reprimida, digamos, más física, digamos, menos espiritual, digamos, digamos! No esperaba menos de usted y su corazón!

Magah, no lo sé, debe haber, supongo yo, pero yo no la conozco. Podríamos apuntar esa pregunta para el seminario, por qué no. El café queda pendiente, además tenemos el ticket de invitación. (Te digo, ya me leí medio libro del del espejo y ciertamente me amenizó el invierno este fin de semana). Besos, nena!

Lea, ah, no recuerdo eso que decís, pero qué bueno que vos sí. Che, sí, nos vamos a quemar en la hoguera, pero bueno, qué se yo, viste, de algo hay que morir, dicen los fumadores. Besos, nene (love being your lectora) ;).

Decí, Estre, porque ojo, yo nunca, pero nunca, pierdo la esperanza de que me suceda el amor tal cual lo sueño, cuando sueño. Y me das esperanzas. Beso grande!

Viste, marichuy, leer este fragmento de la obra es sentir la opacidad del tiempo para algunas cosas que no cambian, porque nos componen. Al menos a nosotros, los que estamos bajo el imperio de esta civilización. Qué bueno que lo hayas visto, es buen mozo el don Bumbury!

WaitMan, cuán atinado que anda últimamente, eh. No las recomendamos, no, a menos que queramos seguir con la locura en su versión más cuerda. Ahora, le pido que no piense que lo voy a tratar siempre de machista, o ¿será que se tiene miedo de usted mismos? Un beso!

Cynthia dijo...

Que irrisorio lo que me cuentas, porque creo me lo cuentas a mi y a nadie más. Como si fuese esto un preámbulo a nuestras alocadas, divinas, travesuras del deseo.
Te comprendo, perfectamente Marina.

Pulgarcito soñador dijo...

Gracias Marina. Y además, por primera vez compartimos un gusto musical: Bunbury. Aunque debo decir que prefería a los Héroes. Eran mas oscuros, vio...

Magah dijo...

Yo ya voy por lra mitad de "Hora- Puente" y también, no solo amenizò, sino que le puso temperatura a mi tarde de domingo!

Buen lunes Marina!

Marina dijo...

Hola, Cynthia! Cómo estás? Sos bienvenida por este blog! Me gusta tu actitud positiva hacia el deseo para adelante! Beso!

Pero, Pulgarcito, siempre tiene un pero. Igual, comparto, a mí también me gustan más los Héroes. Y sólo porque son Héroes! Lo saludo con atención!

Ja, vos viste? Es tremendo el asunto! UN beso grande, nena! Buena semana!

un señor mayor dijo...

podes dejar de pensar que somos todos iguales que al final haces lo que no te gusta que te hagan? y eso es de chiquito que se lo sabe. gracias. hice diversas empanadas!

Rob K dijo...

Don Juan, no un cazador sino un precursor del "catch and release" tan contemporáneo, atrapar a la pieza con el solo fin de soltarla de inmediato, un vero sportsman.

Aunque esa frase "Todas las mujeres son dignas de gozar del mismo derecho a seducirnos...", si es honesta y no perversamente cínica, quizás nos descubra que la aparente ventura del personaje es su tragedia: la convicción íntima de no sentirse cazador sino presa, de ser víctima sacrificial de pasiones ajenas.

Buscas Libros.com dijo...

Hola, perdón por escribirte por este medio, somos una red de librerías de usados www.buscaslibros.com y estamos recopilando información sobre blogs literarios para publicarlos en nuestra página. Ya hemos registrado tu blog para compartirlo con nuestros usuarios dentro de poco. Saludos y si buscas libros agotados, raros, etc, te esperamos por allá!

El viento a contramano dijo...

Si, si de algo hay que morir, elijo morir en la hoguera... quemandome hasta los huesos...

y si también, la primera vez que entraste a mi blog continuaste la canción "la chispa adecuada" de Héroes... pusiste "no sé distinguir entre besos y raices" ¿será cierto eso?, ¿no lo sabrás, en verdad? jaja... Besos, nena, y gracias de a miles...

Marina dijo...

señor mayor, quiero la más gourmet y lo demás, no es como decís! no seas peleador, por favor! :0


Rob K, a eso le llamo yo darle la vuelta al argumento. Quién no es, acaso, victima de su propia convicción, en algún punto? Un beso, me gustó mucho su blog!

Lea, depende, de según cómo se mire todo depende!

Anónimo dijo...

http://www.sexovida.com/colegas/donjuan.htm

te dejo unas interpretaciones sobre don juan. pobre, dejenlo vivir tranquilo!

nico

Marina dijo...

Hola, Nicolás! Gracias por compartir estas interpretaciones. Pero, claro, tratan del donjuan moderno, del "llamado donjuan", del seductor permanente que, encima, resulta, es un víctima incapacitada! Y bueno, es como la moneda: un lado siempre tiene su opuesto!

En fin... Te mando un beso...

Mafalda dijo...

...

En tiempos modernos, los Don Juanes tienen aristas discontinuas...

No conocía la canción.

Saludetes.

Mafalda

Marina dijo...

Saludetes, Mafis!

nadasepierde dijo...

Es un tema dificil, si el amor pudiera agotarse de los dos lados al mismo tiempo, seria tan sencillo!!! Pero casi nunca es así, todo depende de que lado estamos!
me mató el comentario de Waitman:
... hay relaciones en las que uno nunca llega a sentirse dueño.
Son terribles!

un beso

Cris dijo...

Holis primera vez por aquì , me gustò mucho , el video y el tema fantàsticos , no lo conocìa , hermosa letra , triste , pero bella.
Como dicen por allì arriba , si te cuento los años que llevo casada .... hasta aquì pudimos , recontratamos cada año ,hubo buenos y malos momentos ,pero lo que rescato es que nos decimosTodo , aunque duela.No es facil , nada es perfecto pero si perfectible y en ese inverti mis 35 ùltimos años en .....hacerlo Posible.
Un gusto leerte
Saludito
Cris//mujeresdesincuentay

Anónimo dijo...

Por favor, Marina, que tus experencias con machos que no saben llevar a una mujer del brazo y tratarla como se merece, cuidar de ella, acompañarla, ser valiente, compartirla, liberarla, no nos condenen a todos.

Te lo dije mil veces, la culpa no es los pobres hombres que andan por ahí y que merecerían ser abandonados a su suerte y nunca gozar de ciertas mujeres. Es tuya y de tus pésimas elecciones. Simplemente mirá a tu al rededor.

Marina dijo...

Ey, Anónimo. No me gusta esto. Shh, copate!

Anónimo dijo...

De Don Juan sólo quedan ruinas, siempre. Y como Bunbury es un poeta buen mozo, a veces mejor y a veces maldito, me gustaría que escucharas algo escrito por él, de ese mismo disco. No es sólo que Frente a Frente no me gusta -sobre gustos hay que escribir un libro-, es que cuando canta de su puño y letra vale más. De Las Consecuencias, una perla es Los Habitantes.
Haceme caso, sabés que sé de qué hablo.
Un beso y un tofi.

Marina dijo...

Un Casanova hablando de Don Juan… Ni más. Ni menos. ¡Qué sorpresa! Sé que sabés de lo que hablas porque, de hecho, si vos no supieras, yo no hubiera sabido (no sé si me explico). Ahí escuché tu canción recomendada y sí, qué poesía. Pienso que esta parte es muy genialísima:

“Nomada del corazon
vendi flores sin aroma
el aguante es importante
y del miden almenada estan
no hubo otra posibilidad
lo que pasa es que me miento
y prometo que no vuelvo
aunque sepa que miro y tento
y en mundo mas alla
o en mundos venideros
nos hecharemos de menos
o envejeceremos a la vez
ya no hay nada que temer
ya no hay nada que enseñar
se precipita mi debilidad
hacia la noche lenta del amor”.

Te dejo un beso y un fernet.