martes, 23 de febrero de 2010

Ay, mamita, qué cagaso

El viento estremece la persiana de mi habitación y en ese momento en que levanta el agobio estival para llevarlo en andas, le pido en un ruego un poco más: unos días más de gracia. Le tengo miedo al invierno, señores, como si el frío que lo acompaña y el olor a poesía bohemia que regala fuera la montaña detrás de la montaña, y me encontrara yo, ahora, simplemente en un oasis que he de cruzar para llegar inevitablemente al otro lado. Definitivamente le temo al invierno. Sí, señores. Qué barbaridad. Y miren qué pesar el mío, les pido compasión, podría temerle a las arañas, a los animales o incluso al mar o a los chicos y resignarme a la posibilidad de salarme la piel y tener hijos, pero no, tengo la mala gracia de temer al invierno que llega todos los años, irreversiblemente, hasta la ciudad en que vivo, señores, como si fuera un aniversario desgraciado que, de hecho, ahora que pienso, tal vez es. Es que, señores, la pasé tan mal durante el último invierno, no saben, parecía un muerto vivo, diría ahora que soy una resucitada, señores. Si pudiera contarles, si acaso tuviera la habilidad suficiente para mostrarles las sensaciones que viví. Pero no, señores, miren que intenté de mil maneras contar la depresión tan horrenda que sufrí -ay, mamita- para que dejara de ahogarme y pasara a ser un cuento un relato qué se yo, algo que estuviera fuera de mí. Pero no pude, juro que lo intenté, señores, no vayan a creer de mí que quise igualarme en llanto a Ana Karenina o Madame Bovary, ni loca, señores, ni loca quiero sufrir así. No, no, cualquier cosa hubiera dado por liberarme de aquella guerra que libramos el señor invierno y yo. ¡Cómo perdí! Ni se imaginan, señores. Fue una batalla deshonesta y ahora que lo pienso es lógico: el invierno baja desde los Estados Unidos. Qué digo guerra, fue una invasión pecaminosa. Y eso que no creo en la religión, señores. Cómo sufrí, madre mía y diosito qué miedo que le tengo al invierno ahora. Señores, no se imaginan el otro día cuando salí a la calle y sentí una brisita que me hizo volver a buscar una camisa para abrigarme lo brazos. Ay, mamita, me planté en la calle un segundo con la mirada llena de odio y casi me meto en la ferretería de enfrente a buscar un ventilador para montar guardia. No se vayan a reír que esto que cuento es cierto, señores. Casi muero del recuerdo y me pregunto ahora si este invierno será muy largo. ¿Alguien consultó a un meteorólogo? Ay, mamita, que julepe que tengo, no se dan una idea, señores. Tanto que me guardé las vacaciones para abril, me voy a una playa del norte cosa de estirar el calorcito lo más posible, señores. ¡Ja! qué miedo tengo. El viento sigue moviendo mi persiana y yo sólo puedo preguntarme si esta vez las armas que me compré llegando la primavera, que andaban en liquidación, me servirán de algo. Es que si no, señores, ni les cuento la que me espera. Ay, mamita.

36 comentarios:

julián dijo...

Me has sacado una sonrisa!( aunque comprendo tu temor)Yo sí consulte a un meteorólogo, y me dijo que no está prevista la retirada del invierno...
"Ay, mamita, que julepe"; que dificil traducir "julepe" a otros idiomas. NO hay traducción posible, creo. Abrazo Marina

Pulgarcito soñador dijo...

Ja ja ja...encima tenés esa chispa humorística brutal. A mi me encanta el invierno, pero no importa. Todavía sigo pensando en el sapo cuya palabra traía la salvación. Besho

El viento a contramano dijo...

Ay, mamita... no sé que decir, puesto que soy de elegirlos a menudo... al otoño y al invierno, como un combo, por todo lo que representan... ¿será que la barbarie devino en amistad? no lo sé... pero pienso en las hojas cayendo de los arboles, y en mi campera gris, en la negra, en la azul, y en los labios amoratados resaltando en los rostros pálidos - ¡que bonitos suelen ser los rostros de las mujeres en invierno! - y pienso en la manos estrechándose en busca de calor, en los cuerpos abrazados, en el viento, en el cielo, en el silencio... en fin, en todo lo bello que he logrado encontrarle al invierno.

Y tranquila, nena... ningún invierno es tan malvado, ni tampoco el frio no durará para siempre...
Si así y todo no es suficiente, pido el pase en mi trabajo a alguna de las oficinas de Europa y te venís conmigo, jaja :)

Ay mamita… el alma arderá y no habrá inviernos indescifrables... un beso, che… :)

nadasepierde dijo...

Al menos es algo contundente a lo que tenerle miedo. Peores son los miedos inventados, los de la cabeza, los imaginados, los irracionales, ...lo que no se sabe si llegarán, los que esperamos como una espada de damocles....
a esos les temo más. los llevo dentro, no tengo que esperarlos.

un beso

Muma dijo...

No, que no se diga que se anda escapando y ocultando cobardemente del invierno!! Si, ya sé que fue duro e hizo estragos...el lúgubre y gélido invierno de nuestro descontento, pero quizá fue que nos tomó por desprevenidas, con las defensas bajas, desarmadas. Es cuestión de desafiarlo, enfrentarlo, y basta con el fuego que entraña una mirada (ojo, no cualquier mirada, hay que saber elegirla) para amedrentarlo e incluso ahuyentarlo, y ya va a ver como aprende a respetarnos, no es tan poderoso como parece. Ahora, entre nos, le confieso que siempre sospeche que el infierno, al contrario de lo popularmente establecido, es un lugar frio, helado, una especie de invierno eterno.
Besos!!

marichuy dijo...

Marina

Curioso ¿verdad? , pero generalmente, las historias de horror, suspenso, etc., van acompañadas de frío, luvia y el inclemente ulular del viento, un viento cuyo sólo sonido, logra estremecer casi tanto como un crudo frío invernal.

Un beso a punto de entrar a la primavera

Apathetic dijo...

Hoy volvía en el tren y cuando salía de Retiro pensaba, "Pucha, está oscureciendo más temprano,que feo". Y no es que ame el verano, creo que después de todo me gusta el día, con calor o frío, adentro o afuera; ¿y la noche?.. sólo adentro. (pero en lo posible acompañado).

Saludos y pensá que el invierno siempre dura lo mismo y es apenas la cuarta parte del año. :-)

Apathetic

Iván. dijo...

Por que será que los momentos, tanto buenos como malos, siempre los marcan las fechas, horas, lugares etc..., menos lo que produce el momento.
Es decir, llega el invierno y nos trae malos recuerdos, que capacidad extraña tiene nuestro cerebro de guardar épocas emotivas, pero cuando nos topamos con algo que va a producir el mal momento, no somos capaces de evitarlo.
Bah, por lo menos es lo que me pasa a mi.
Saludos.
P.D.: Seguís revisando el mail de mujer...?

Laura dijo...

bueno nena, para aliviar un poco el cagaso te digo esto, te fijaste que gracias al calentamiento global ya vivimos (Argentina, claro) en un clima subtropical enfilando a tropical? debes haberlo notado, los veranitos que tanto te gustan se extienden hasta el mes de mayo tranquilamente y el invierno se sigue replegando y replegando cada año un poco más.

Ya sé, el frio que trae es duro, pero son pocos días, mi sugerencia es como la vieja fábula de la hormiga y la cigarra (creo), o sea....buscarnos una buena compañía en verano que nos ayude con el cagaso del invierno, digo, bah...se me ocurre!

besos

metz - " marcelo" dijo...

A mi personalmente me quita un disfrute muy grande, pufs mi espíritu festivo y esas cosas, bajan tanto,pero también habrá personas que le encuentran algo divertido - ¿Qué será? No lo se…Voy a pensarlo.
de apurarme y decirme: hable ahora o silénciese para siempre; sin duda alguna diría que el invierno es una muy diabólica persona, hace que los dolores sean más dolorosos aun, estos dolores del alma…
Pero así como pasa por beccar, san Isidro, acasusso, Martínez… por supuesto continua ¿ves?, la Lucila y mas….
También saldrá del invierno y nuevamente llegara A primavera, / ya se que es un tanto, “mucho” mas larga esta estación y hay que soportarla pero ahí esta la clave:
De igual manera que se mueve el viento en tu persiana, se mueve todo lo que vemos, tocamos y sentimos – todo sigue girando y va tomando otra forma -
Este puede ser un buen invierno – diséñatelo así. ¡OJO! Por las dudas medí las expectativas!
por mi parte,
solo te deseo un buen 2010!!

saludos.

metz.

¡Jotapé! dijo...

Pará, pará que falta, mínimo un mes, vas a ver que en marzo va a hacer montón de calor.

Después sí, llega nuevamente el hijo del imperio.

Bailos dijo...

Rubia, rubia!!!! vamos, que es eso de temerle a una simple estación del año. Invierno no es mas que un nombre que se le puso a un conjunto de meses para identificarlos de otra manera. Lo que ud. vivio, señores, se trato de un mal momento, horrible, señores. De esos que la vida suele interponernos a casi todos los seres humanos en algun punto de nuestras vidas y que pareecen el apocalipsis.
Te sobran fuerzas para enfrentar cualquier temor que tengas guardado en tu memoria. Te sobra tiempo para empezar a cambiar tus malos pensamientos. Augurio un frio invierno, pero sin dudas, un gran invierno. Don´t worry

Marina dijo...

julián, linda palabra, ¿no? Me alegro que te haya sacado una sonrisa, dicen que e humor salva todo! Besos!

Pulgarcito, tiene lo suyo el invierno. El vino en invierno, por ejemplo, es mucho más rico y se puede comer chocolate todos los días... el sapo, para mí que el sapo anda saltando por otros sueños ahora! besos!!

Ay, mamita, Lea! cuánto dice de las personas cuál es su estación preferida, ¿no? pensaba eso...

hola, nadaseppierde, yo creo igual que cualquier miedo sale de la cabeza y un poco inventado es. un beso!!!

Muma, tal cual. Ahora ya tengo un ventilador, la experiencia, y creo que con eso tal vez pueda hacerle un buen frente! besos, nena!

marichuy, no en vano, ¿no? qué lindo que te espera el sol y el calor... qué lo disfrutes!!!

Apathetic, hola, bienvenido por acá! Y salir de Retiro cuando está anocheciendo, después de un día de trabajo, no está muy bueno.... Como dice una canción: "nos divertimos en primavera y en invierno nos queremos morir"... besos!!

Cuánta razón, Iván.. cuanta razón... hay que desprogramarse un poco, parece! la verdad es que no chequeo ese mail, aunque creo que debe seguir existiendo... me voy a fijar!

hola, metz... tenés blog de estreno, veo! cuando tenga un rato me voy a ir de visita, a ver de qué se trata! diséñatelo así: me gustó eso! gracias por las palabras! beso grande!

¡Jotape! ciertamente! y encima todavía me quedan unos días de playa. Gracias por el optimismo! Ahí vi que actualizaste, no anduve con mucho tiempo, depsués te visito! Besos!!!!

Pau dijo...

Amiga, en esta no coincidimos. Ojo, no es que no disfrute del verano ni de las horas flotando leves en el mar de La Paloma -como para localizar un recuerdo al azar!-pero también me gusta cuando el otoño se asoma. Dormir tapada, o acaso, acompañada, garantiza dulces sueños (y empalagosas madrugadas...!)

chica pastiche.- dijo...

no sólo que llega todos los años, sino que cada vez llega más "salado", el muy maldito.

Marina dijo...

Paulita amiga! Así como lo contás, obvio que coincido! Pero, te digo, a ese mar de esa tarde en La Paloma, no lo cambio por nada Aunque, ahora que lo pienso, ese fue el día que salí del agua con sanguijuelas! Ja! Mirá lo que me vino a la cabeza! Ya un año, amiga, de eso... Qué barbaridad!

Chica, pero vos con esa foto! no tenes nada que temer!

jntkdvr dijo...

Me quedé con curiosidad por saber que fué lo que le pasó.
Igual el invierno es una porquería muy importante. Hace muy bien en denunciarlo francamente.
Quizás este comenzando una revolución.

julepe parece una palabra del jeringozo, me suena.

Noesperesnada dijo...

Y yo que pensaba invitarte a El Calafate, a patinar en la bahía congelada...

Dr. Flasche dijo...

Si el viento me abandonara, me sentiría desolado. Por las calles, por los pasillos del metro, si nota la brisa, el viento, el aire, eso, siento que mi sombra no me sigue, y me toco constantemente los bolsillos, buscando que siempre está, pero que sé, he perdido. ¿Eso es el miedo?

Marina dijo...

Laura, me quedó tu comentario perdido ahí arriba! No vayas a creer que me da ánimo el calentamiento global, lo que sí, esa fábula, esperemos que funcione! Besos y gracias por pasarte!

hola, j, nada más que malestar del alma... invierno duro y parejo. vamos por la revolución!

noesperesnada, supongo que el paisaje ayuda a clombatir el frío ahí, ¿no?

Dr. no sabe cómo comprendo su melancolía... es que es tan melancólico usted...

Marina dijo...

Bailos, también me quedaste colgado. Sos el mejor amigo del mundo universal. Sabelo!

Vir dijo...

ay, mamita me sacaste una sonrisa!!!
oops...me encanta el invierno y taparme bien en la camita
besito

El viento a contramano dijo...

Cuaaaa (corneta que indica error en los programas de preguntas y respuestas, jaja):
Que elija estas estaciones no implica que sean mis preferidas, quizá sólo se trate de que en ellas soy más astuto para andar (o más bicho, como dicen en mi pueblo)... siempre digo que "vivo en otoño, buscando primaveras... porque me he hecho amigo del aire tibio"
Además, lo afirmo y lo repito "los rostros de las mujeres son más bonitos en invierno" y tiene todo una explicación logica :)

¡Besos, che!

P/d: ultimamente le he tomado cierto recelo al verano, pero no es por el calor, es por las 14 hs de jornada laboral, jaaa :P. Chauuu!!!

Minombresabeahierba dijo...

Los inviernos de Buenos Aires vienen cálidos, por el famoso calentamineto global..y los veranos más cálidos aún, los que vienen más fríos son los inviernos del hemisferio norte.

besotes

Joe Kadorna dijo...

Hay una zamba ke dice "no tengo miedo al invierno, kon tu rekuerdo lleno de sol".

Vamos, no es para tanto... kuando hace frío, una estufa se hace kasi imprescindible para poder mantener los rekuerdos kalientes.


A mi me gusta andar en malla, no lo voy a negar...

...pero más miedo me dan los polítikos.

let the sunshine in

Magah dijo...

Uy! Y como diablos se hace? Dificil tu miedo, inevitable atravesarlo!

Irte de vacaciones en abril es una buena estrategia.
No se me ocurre como ayudarte...
Que se yo...

Silvia dijo...

Pucha, qué cagaso al chucho! O, qué chucho al cagaso?

Por más que vistas esa voz con ropas carnavalescas el alma que abriga sigue siendo (afortunadamente) la misma, la tuya Marina. La voz de ese cómico y temeroso personaje cumple noblemente su cometido para consigo y los demás: logra atenuar el cagaso, a través del ritmo cantarín de sus palabras, o será que ya comenzó a tiritar, de frío o de miedo. Se prepara, nos prepara para lo peor con el arma más eficaz que esconde debajo de su tapado: el Humor. Si, si señores, el Humor, además de la bolsita de agua caliente. No hay mejor contraataque que este, y si no,señora sepa uste, siempre está el vino y la lluvia y el fuego y la música y su amiga soledad y el soñar renaceres y nosotros los confidentes lectores.

WaitMan dijo...

Podría decirse que usted, literalmente hablando, se caga del frío.

Mire qué cosa... a mí me fascina el invierno.

Prenda la estufa, y saludos.

Estrella dijo...

A pesar de tu julepe, yo me reí.
Pero digo como otros por acá que falta para el invierno,por lo menos para el "crudo invierno". En una de esas, podremos hacer un simulacro de verano eterno, ¿qué tal?
Muy bueno!!

Mariana dijo...

ves, en esto no nos parecemos, Marina. El invierno me encanta... con estufita y sopita caliente por supuestooooooo

Ninna Salusso dijo...

Si te hace sentir mejor, fuimos dos las que la pasamos mal el invierno pasado.
Este que viene no sé como será, pero tratemos de que sea distinto. Pongamoslé el pecho a las balas. En definitiva, nada nos derrumba. Por algo, acá estamos no?.

El Varón de Bairesburgh dijo...

No tengas miedo, estamos con vos!

Dr. Flasche dijo...

y usted sabe lo que nos pasa a los hombres que somos víctimas de las saudades, no?

...

en fin, peta-zetas es un dulce, un caramelo en forma de polvos, que pican mucho, mucho en la lengua, y que en españa se venden desde hace mucho tiempo...son una golosina de las de toda la vida!

Wonder dijo...

Tengo una cosa bipolar con el invierno.
Me angustia la oscuridad que arrastra pero me encanta la sensación de estar calentita debajo de las frazadas.
Esperemos q este invierno no sea tan duro o en su defecto, que consigamos una linda bolsa de agua caliente q nos caliente los pies helados...

Marina dijo...

Gracias a todos!

Y gracias, Ninna, por venir. Bienvenida y sí, hasta acá llegamos, que no es poco. En algo nos parecemos, parece! ;) Besos, nena!

natalia_paperblog dijo...

Buenos días Marina,
Quisiera disculparme, pero no he encontrado otra manera de contactarte que a través de los comentarios. Soy Natalia, de Paperblog. Me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un sevicio de difusión cuya misión consiste en identificar y dar a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos ,que sino, se diluyen entre la masa antes de llegar a los oportunos lectores. "Escombros de plumas" se adapta a nuestros criterios y creo que tus artículos resultarían muy interesantes a los lectores de diferentes de las secciones que tenemos dado que tus contenidos son diversos y no los podemos enmarcar en una sola sección.

Espero que te motive el proyecto que iniciamos el mes pasado con tanta ilusión. Échale un ojo y Mientras, no dudes en escribirme para conocer más detalles.
Un saludo de todo el equipo, 
Natalia -natalia@paperblog.com
Responsable Comunicación Paperblog