domingo, 14 de febrero de 2010

No me dejes sola

Que te ofrendas cual bálsamo,
que extraño cuando encoges tus raíces
y estiras tus ramas,
hacia el otro lado del río.

Que abrazas y tranquilizas mis veleidades,
¿por qué llegas tan extraña hasta mí?
Si otros blasfeman de ti,
las más horrendas crueldades:
te creen capaz de martirios apocalípticos,
apuntan tu mote,
como se le teme a un monstruo jamás despertado.

¿Por qué será que eres, para mí,
la mayor de las calmas?

Oh, Soledad,
¿por qué te me inclinas con una mano tendida
y guardas para otros la diestra corta,
sobre tu cintura, asomando por detrás?

Oh, Soledad, aquí mi súplica,
apelando a tu bondad:
nunca me dejes sola.

36 comentarios:

Magah dijo...

Impecable!
La suplica es de las mejores.

Que no nos deje, nunca ha sido mejor compañía. Es mas la mediadora justa para compartir con otros el tiempo adecuado.

Me encantó!

El viento a contramano dijo...

Oh Soledad, que calma la mía
cuando te tengo tan cerca,
extrañamente adherida a mi pecho.
Oh, dama negra,
noche hostil, bella reina...
¿por qué eres tan brillante?

Contame, ¿por qué sos tan brillante?

Besos, Maru…

P/d: ¡todo lo hacés tan bien!.. bendita seas por eso.

Mafalda dijo...

...

¡Vaya pues!

Como complemento al anterior texto, le regalas bellas palabras a la infame amiga de muchos.

A los solitarios nadie nos besa, por cierto, mi amiga, nadie besa muy rico.

Saludetes.

Mafalda

Pulgarcito soñador dijo...

Una preciosura, Marina. A veces, digo, que no hay demasiado para decir, y entonces vuelvo a leer los textos. Este poema está lleno de lirismo, es muy "precioso".Y está, además, esa aparente contradicción de pedirle a la soledad que no te deje "sola". Lo cual, en ocasiones, es mucho más placentero que estar acompañado.
Un abrazo.

marichuy dijo...

Marina

Bella elegía a la soledad.

La soledad como la mayor de las calmas. La he sentido así. La soledad tan temida, como bien amada. Dicen que es el mal de nuestro tiempo ¿será?

Un beso

incal dijo...

hacia tiempo que no pasaba por aqui .

me impresiono este poema,por la belleza y profundidad.
Un tema tan manido como la soledad en tus palabras cobra una nueva dimension.

Saludos.Luis

Marina dijo...

Magah, me gustó eso de la mediadora... Ya lo creo. Beso grande!

Marina dijo...

Lea... pues muchas gracias. Pero no vayas a creer (porque lo que me respecta, creo que es -casi justamente- al revés). Gracias a vos por tener siempre una palabra que acompañe algunas de las mías... Un beso grande!

Mafis, ¿vos decís? Tal vez la soledad pueda vestirse, a veces, de príncipe y regalarnos esos besos sabor a miel que (¡quién no!) también se vuelven necesarios.
Saludete!

Hola, Pulgarcito. Ya lo creo... nada peor que la soledad en compañía, ¿no? Gracias por lo que me decís!

marichuy, supongo que lo que nos abunda en estos tiempos es una cantidad de horas con cuerpos al rededor, por todos lados, en las calles, en los blogs, en los trabajos... pero que, finalmente, no son más que la soledad vestida de con su peor cara: estirandonos la mano por detrás!

pues muchas gracias, incal. te espero cuando quieras!

F.Guerra dijo...

Tiene sus caras la sole, y el poema está muy bueno.

Vir dijo...

marina, hacía mucho que no pasaba por acá y realmente me encantó lo que encontré. un poema impecable y una súplica gentil.
me encantó

beso

Estrella dijo...

Hoy te copiaría e iría por la vida con el oh soledad como estandarte.
Muy bueno!

Silvia dijo...

La esperas desde siempre, la ves llegar desde lejos, y cuando la tienes ahí, enfrente, no temes posar tus ojos en su infinita mirada.

Y aunque a veces te sorprenda asomando por detrás, cuando presientes su sombra protectora giras levemente tu cabeza y le susurras una bienvenida, antes de que ella siquiera alcance a tomarte de la cintura.

¿Cómo no habría de tenderte entonces su mano más piadosa, Marina?

Silvia dijo...

Qué agradable sensación la de la imagen de la Soledad como un gran árbol que nos alza en sus ramas para aislarnos, para protegernos de la embestida que arrasa los suelos y mantenernos allí acurrucados mientras observamos alrededor con una nueva y previligiada mirada.

Gracias por esta imagen, Marina.

Joe Kadorna dijo...

Hay dos tango ke llevan en su título la palabra Soledad. El de Gardel - Le Pera y uno ke no sé de kién es, ke se llama Soledad, la de Barrakas.

Y así komo esos tangos presentan dos aspektos de la misma moneda, akí a la derecha esta cita de Alejandro Karrizo, ke habla de dos miradas ke se enkuentran, nos hace suponer ke tan buena es la soledad komo la kompañia, siempre y kuando sean totales y estemos en ánimo de disfrutar lo ke nos ofrecen.

Kisiera seguir komentando sin parar, pero estoy en un lokutorio de la Avda de Mayo y me siento muy poko solo y muy mal akompañado. No sé ke hacer. Mejor salgo a la kalle. Por lo menos ahí seguro korre un aire más freskobaldi.

Iván dijo...

Sabés cuantas veces la llamé a la soledad, y otras tantas desprecié su amarga companía?
Creo que la soledad y la muerte comparten algo, no se que es pero le tengo miedo, casi lógico, no?
Saludos y como siempre felicitaciones, muy bien 10

julián dijo...

Muy lindo Marina, es como esos paisajes que te invitan a mirarte, hoy se nombra o se dice; soledad! Gracias.

Marina dijo...

Gracias, F. Guerra!

Gracias, Vir!

Estre, ella anda siempre por ahí.

Silvia, realmente me alegra tu inspiración por aquí. Un beso grande!

Vio, Joe. Ni todo es lineal ni todo es único. Y todo muta, supongo también. ¿Sabe que a mi los cyber me deprimen? Aunque avenida de Mayo me encanta(ba). Ahora el centro me da un poco de tristeza... ya pasará!

Ivàn, tanto tiempo. Pensè que ya te habìas olvidado de por acà. Voy a pensar sobre esto de que la muerte y la soledad tienen algo en comùn, todavìa no termino de decidirme. Un beso grande!

juliàn, qué buena invitación esa. Así que qué alegría me da si eso sucedió!

Besos!

Mariana dijo...

Una linda reivindicación de la injustamente calumniada soledad. Qué buen consuelo, Marina! Besos!

Iván dijo...

Desaparecí por las nunca tan merecidas vacaciones, y después por vagancia de mover los dedos (post vacaciones).

Noesperesnada dijo...

Aceptar la soledad es un forma de comenzar a aceptarnos a nosotros mismos, vamos -a medida que avanza nuestra vida- esquivando y buscando tapar con componías transitorias ese inevitable encuentro que nos debemos.

Jovic dijo...

Tengo una soledad tan concurrida, escribió alguna vez Girondo.

Marina dijo...

Hola, Mariana. ¡Pobre soledad! Un beso y gracias por pasarte por acá!

Iván, qué bueno que hayas tenido vacaciones (yo aun no, aunque bueno, estuve unos tres meses sin trabajar). Y me alegro que al menos te andes de vuelta por acá. Espero que no sea como un trabajo! :)

Noesperesdada, qué ineteresante lo suyo. Realmente.

Jovic, puedo recordarlo a usted leyendo Girondo... año a!

Anónimo dijo...

No puede ser real.

rocio Recaño dijo...

me encanto.
lo puedo usar para una serie de fotos en el blog?
te cito

Marina dijo...

Anónimo, nada de lo que pasa puede ser real. Para mí somos la imagen de un delirante que está soñando. :)

Hola, Rocío, sí, no hay ningún problema. Un honor, che!

Laura dijo...

a estas alturas, vos y yo sabemos (creo) que la soledad jamás va a dejarnos solas.

Pobre, por más que insista debería haber aprendido ya que cuando una aprendió a disfrutarla, jamás vuelve hacia atrás sino todo lo contrario, hasta se anima (solo a veces y un poco), a compartirla

besos nena, buenísimo como siempre

Jovic dijo...

Soledad con el estilo
de silencio sin fin y arquitectura,
donde la planta en vilo
del ave en la espesura
no consigue clavar tu carne oscura.

(Federico García Lorca)

mi otro yo dijo...

Piden soledad tus palabras y yo estoy corriendo de ella casi sin fuerzas.

Anónimo dijo...

Permiso y buenas horas del día cuales sean las que te toquen al momento de leer…
Vengo desde el anonimato porque obtengo un blog lleno de soledad y tan desocupado se avistaría que estoy triste y nada es cierto a simple vista porque no te das una idea de que manera y cuán a gusto hago el amor con la soledad – un amor extraño pero amor en fin -

Me sensibilizo cuando uno debe marchar por la razón de que existe el des-amor y uno se va alejando apenado sabiendo que atrás queda, deja… una buena y tal vez inigualable persona y en ese dejo uno busca la soledad –
y voy a desparramar tantas palabras cuando en verdad solo debería de decir que es lo que significa mi soledad
“LIBERTAD “PAZ INTERIOR”

Citó partes de canciones (poesía) aunque pensaras ¿que tiene que ver con el des-amor? pero hay una pregunta que me nace después de ese hecho
¿A dónde van las personas que se topan con el des-amor sin culpas de terceros?

(Tango “bailemos”)

No llores, no muchacha, la gente está mirando
bailemos este tango, el tango del adiós...
así entre mis brazos, mirándote a los ojos
yo quiero despedirme sin llanto y sin dolor...
La vida caprichosa nos puso frente a frente
prendiendo en nuestro pecho la hoguera de un querer,
mas hoy, la misma vida nos manda separarnos
el sueño de querernos, ya ves, no puede ser...
Que tengas mucha suerte, que Dios no te abandone,
yo sé que a mí me espera la eterna soledad,
no tiembles en mis brazos, te ruego me perdones,
el tango ya termina... salgamos a llorar...

(I.S “un muerto encierras”)

Él piensa "ya nada es lo de antes,
la vida debe estar en otra parte",
Él decide por fin vomitar las ideas,
ella lo sabe y tranquilamente lo espera.
Sin calma planea su fuga este preso,
ella no lo mira, no aguanta su aliento.
Ya llegó el final, y van a encontrar
en su corazón arena de desierto.

Cunde el pánico y le invade un horrible miedo.
Su boca cobarde pronuncia: "Te quiero.
No te vayas nunca, no te vayas lejos".
Y ella echa a temblar,: "Yo también te quiero".
------------
perdon por ocupar tanto espacio.

Te felicito por el amorío que llevas con las letras.

Un saludo.

metz

Anónimo dijo...

quizas

Minombresabeahierba dijo...

Soledad suele acompañarnos mas que la sombra, pues no nos abandona ni de noche ni en dias nublados!

Es muy fiel.

besos

Marina dijo...

Hola, Laura, es un mensaje optimista y creo que cuando se puede compartir la soledad, se puede compartir todo. Un beso!

Jovic, ¡gracias por el regalo!

Mi otro yo, ¿no probaste con charlarle? Tal vez ahí deja de correrte.

Anónimo, tal vez haya distintos tipos de soledades, o tal vez cada uno tenga su tipo. Creo que se puede amar y compartir y de igual modo disfrutar de la soledad. Es esa soledad que te hace hablar en tu silencio hasta donde nadie más puede llegar. Ese disfrutar de vos para salir a más. Lo que decís del desamor… sólo puedo considerarte un afortunado si acaso sentiste un verdadero amor… lo demás son desenlaces, supongo, supongo. Como sea, gracias por los tangos, por la anónima intriga y por pasarte.

¿Quizás?

Minombremesabeahiberba, yo creo que es fiel si nosotros le damos el espacio.

Besos a todos!

WaitMan dijo...

Y pensar que todos quienes la odian cuando está... con el tiempo van a extrañarla enormemente.

Muy bueno. Salute

chica pastiche.- dijo...

Qué raro que seas tú
quien me acompañe,
soledad
a mí que nunca
supe bien
como estar solo

Iván dijo...

No, no es un trabajo, tiene sus diferencias, como por ejemplo que me es obligatorio pasar por aca, pero por una cuestión de gusto, no por dinero.
Estar tres meses sin trabajar, no son vacaciones, es como un tiempo muerto en el que ni siquiera podés descansar del todo, la preocupación gigante o incipiente no permite el descanso real de la cabeza, que demás está decir que lleva mucho mas tiempo de recuperación que la parte física.
Bueh, me extendí demasiado.
Beso.

Anónimo dijo...

Si se tiene un amor y es real, ¿uno no debería de sentirse solo, no? Me surgen tantas dudas: perdón marina por tanto cilindro siendo este tu espacio pero me encanta buscar certezas consciente de que muy pocas las hay ja!
Me gusta esta idea;
de que te pueden acompañar en la soledad y aun así uno sigue sintiéndose solo porque la soledad me la provocó quien no está acompañándome aquí en este momento… no está quien me llenaría de gente con solo su presencia. En este tipo de soledad elijo la idea de que estoy compartiendo mi dolor mas que mi soledad! Pero “ya sabes” de certezas prácticamente no puedo hablar porque a los segundos de comenzar a escribir ya estoy encontrando una manera de compartir la soledad pero no mía en este caso, sino la soledad de mi sitio, mi pueblo en invierno que en mi caso me hechiza porque tengo la manera de entretener a la soledad.
Tanto en la letra del tango como en la siguiente letra de Ismael serrano (comentarios atrás) el, o ambos se van, no lo se… pero la salida es por el encuentro con la libertad que habita dentro de la solitaria soledad y habrá sucedido el hecho de alejarse, supongo, porque no hallaron espacio, porque no habrán encontrado manera de compartir la soledad que necesitaban.

Lo que me queda claro y nublado jaja : es que a mi, la soledad me enseña, me gusta, por ende me llena pero en el estado permanente, y cuando llega como una condena? Ahí me quiero volver a ver porque a mi resumen final la soledad viene de la mano del dolor.

Atte. El complicado,
un esfuercito y no lo pienses.

Un saludo marina y que estés muy bien.

pd: para soledad; "NO ME DEJES SOLO"

Metz.